Gimp por Jorge Barahona

Sin duda Gimp es una de las mejores alternativas para edición y retoque fotográfico bajo el amplio abanico de software libre, que poco a poco se va haciendo un mayor hueco en el mundo del diseño gráfico.
Son herramientas creadas para gente tanto principiante como avanzada, en concreto Gimp, programa equivalente a Photoshop, mantiene casi la totalidad de las herramientas que incluye el programa de Adobe.
En Gimp la interfaz es muy intuitiva, sencilla, si bien yo comenzaría a usar este programa partiendo de cero, sin una base muy asentada en PS ya que manejarse en una interfaz distinta visualmente a otras puede costar un poco.
Recomendaría empezar a usar estos programas en años de bachillerato, iniciarse despacio pero fuerte en este campo gráfico para dominar cualquier herramienta en cualquier programa que la preste.
De este modo, Gimp proporciona sendas barras laterales de herramientas, capas, variables y opciones, menú con todo tipo de alternativas para elaborar imágenes, usar filtros, modificar colores y tonalidades y un largo etc.
Guarda el proyecto en todos los formatos directamente, variando ajustes en tamaños y resoluciones finales, es fiable en cuanto a estabilidad en uso y rendimiento, aunque el inicio del programa se demora un tanto.
La interfaz, como he comentado antes se divide en tres partes: barras laterales, panel de opciones superior y panel central como “escritorio” de proyecto. Las barras laterales se mantienen visibles por separado de la ventana principal, lo que permite el acoplamiento y la colocación en cualquier parte la pantalla. No se minimizan con el resto de la ventana al maximizar/minimizar, lo cual puede incomodar para tareas en segundo plano.
Sin más, recordar que se trata de un programa gratuito del que se van sacando versiones, poco a poco se mejora y adapta a las necesidades del usuario como el resto de programas “libres” como Gimp. Alternativa gratuita, sencilla y rápida para cualquier tarea gráfica.

Jorge Barahona