Maria Hojas Inkscape

Los diseñadores gráficos estamos a merced de la tecnología en muchos casos para llevar a cabo nuestro trabajo, nos condiciona ya no sólo tener una cultura visual amplia y ser creativos, además debemos aprender a manejar las herramientas y el software que harán realidad nuestras ideas.

En este campo del software de diseño gráfico y desde hace años podría decirse que el monopolio absoluto lo tiene Adobe. Desde la absorción de Macromedia por Adobe se terminaron las competencias entre compañías. Corel y Quark Xpress nunca llegarán a tener el enorme mercado que tienen programas como Illustrator o Indesign aunque sean programas profesionales y que sí se usen por algunas empresas.  El hecho de que Adobe sea nuestra única opción (hasta ahora) para realizar nuestro trabajo nos obliga a estar constantemente pendientes de nuevas versiones, actualizaciones y sobre todo a desembolsarnos unas enormes cantidades de dinero (actualmente la Master Collection de Adobe cuesta más de 3000 euros).
Para liberarnos de todos estos condicionantes y de muchos más que ya no sólo atañen al mundo del diseño aparece en nuestro camino el software libre. Este tipo de software que se desarrolla de forma abierta, pública y en cooperación con muchos sectores profesionales aporta soluciones a muchos de los problemas que hemos venido comentanto. No estás condicionado a una empresa, ahora tienes libertad absoluta de uso, distribución y si eres programador informático te permite seguir desarrollándolo. Llegados a este punto y en el campo del diseño gráfico tenemos una serie de programas que sustituyen perfectamente al paquete de Adobe, y aunque en algún caso aún haya restricciones, sobre todo a nivel de compatibilidad de extensiones, son programas perfectamente válidos y bien hechos.  Yo centraré mi atención en Inkscape, el equivalente a Illustrator, haciendo un pequeño estudio de la interfaz y comentando las capacidades de este programa. […] Ver artículo completo en pdf

María Hojas

Ver presentación